domingo, 30 de diciembre de 2012

Gracias!

Quería despedir el año de una forma un tanto diferente, especial y única. El título creo que da una pista de por dónde van los tiros.

La última entrada del año tenía que ser harto diferente a lo que estáis acostumbrados a leer de mí. Una persona que suele dar caña y tratar las cositas con una clave algo sarcástica, cambiando ese tono sarcástico por un tono más conciliador. Qué locura, ¿no?

Pues me veo en la obligación moral de hacerlo. Como muchos sabéis, no ha sido un año fácil ni para mí ni para los míos. Hechos que han hecho que cada vez el año se viese más cuesta arriba, pero a la vez, más cuesta abajo, con el consuelo de que llega el final del año. Afortunadamente, tengo la gran suerte de rodearme de gente buena, muy muy buena.

Tengo que dar las gracias a toda esa gente que, permaneciendo en mi vida desde hace tiempo, ha seguido ahí al pie del cañón. Porque sí, no me cansaré jamás de repetirlo: si dicen que quien tiene un amigo tiene un tesoro, en mi poder tengo unos cuantos diamantes en bruto. Y a mucha, muchísima honra. Creo que no puede haber nadie más orgulloso de sus amigos que yo: personitas con mucho corazón que me han demostrado estar de risas en los buenos momentos, pero que también me demostraron ser un enorme apoyo en los momentos amargos.

Tengo que dar las gracias también a toda esa gente nueva que ha entrado en mi vida este año. A esas personas que se han quedado, debéis sentiros privilegiadas de formar parte de ese selecto club llamado "amistad".

También debo dar las gracias a los que no se han quedado, igual que a esas personas que, formando parte de mi vida, la han abandonado durante este año, por demostrarme que realmente son prescindibles en ella. Personas que me han demostrado durante este año lo poquito que vale la pena invertir un valiosísimo segundo de mi vida en ellos.

Creo que, en años como este 2012 tan difícil que termina justamente hoy, es donde se ve dónde están esas personas que merecen ser llamadas "amigos", y dónde están esas personas que suben a tu tren y bajan un par de estaciones más adelante. Los que se quedan ahí siguen, riendo contigo en los buenos ratos y consolándote en los malos.

Por descontado, no puedo olvidarme de la familia. He tenido la suerte de criarme en una familia que es lo mejor que podría cualquier persona echarse en cara. Unida en los buenos y malos momentos, fiestera y muy animada... ¿podemos pedir más?

¿Qué espero el próximo año? Pues no os engañaré, NO diré que más de lo mismo porque como tenga que aguantar otro añito así... Así que seré sincero (como siempre) y diré lo que espero: ni una sola desgracia, ni una sola pena, todo alegrías, todo felicidad, ni un solo segundo del año amargado por nada ni por nadie. Espero que cualquier lágrima derramada sea por felicidad y por emoción, no por pena y tristeza. Espero miles de risas, de buenos ratos, grandes diversiones. Espero que ni una sola de esas personas que forman parte del tren de mi vida lo abandonen, y espero que, si tiene que subir alguien, también sea para quedarse.

Y la pregunta más interesante... ¿qué os espera a vosotros el próximo año aquí?
  • Seguiré hablando sobre ese concepto inventado por mí (¿por quién si no? :D) llamado hiperfelicidad. Por el momento, Estado de la hiperfelicidad, capítulo 2: autoestima, nivel supremo. La teoría del "me quiero mucho" (o "me súper quiero").
  • Empezaré a desmontar renglón a renglón las letras de algunas canciones (por supuesto en sarcastic mode). Álex Ubago (o como se le conoce cariñosamente, Álex Lumbago) o Fito y Fitipaldis son algunas de mis "víctimas" (¡risa maligna!)
  • Seguiré dando caña a diestro y siniestro con todo, absolutamente todo lo que se me ocurra.
  • ... y mucho más
Por lo pronto, lo único que me queda es daros las GRACIAS por estar ahí a los que estáis, GRACIAS a los que os habéis largado por largaros, y por supuesto:
Querido 2013, dado que tu hermano pequeño se ha portado como un verdadero guarro*, te pido por favor (bajo amenaza de muerte perpetrada por unos sicarios con los cuales tengo contacto) que seas algo más benevolente. A ser posible, muchísimo más benevolente. Quedas advertido, a poquito que te pases conmigo... ZAS!
Que tengáis todos un MUY FELIZ AÑO NUEVO 2013!! Nos vemos el año que viene :)


Pdta.: donde dice guarro* sustitúyase por el adjetivo que se crea más oportuno :-)