sábado, 29 de diciembre de 2012

¿Cuánto es el tiempo mínimo ideal para retomar el contacto con un/a ex de manera más o menos sana?

Empiezo esta entrada dando una cifra absoluta, fruto de la experiencia y de otras experiencias de más gente de mi alrededor: 2 años. Sí, habéis leído bien, 2 años. Ése es el tiempo mínimo ideal para retomar el contacto con una ex-pareja sin que la conversación llegue a ser dañina (la típica tirada de trastos a la cabeza de un lado al otro, y viceversa). Y a los hechos me remito...

Veréis, por mi anterior entrada en la cual rendí homenaje a mi viejo coche caído en acto de servicio deduciréis que tuve un accidente del cual afortunadamente salí completa y absolutamente ileso. Y a colación de ello viene todo... bueno, de ello y de cositas de familia de estas que no molan nada (no soy nada dado a publicar mi vida privada, los que tienen que saberlo ya saben a qué me refiero). Resulta que una de mis ex-parejas, con la que terminé en 2010, se puso en contacto con mi madre para hablar con ella (eran compañeras de trabajo, de ahí que el primer contacto fuese con ella), y en la respuesta mi madre le contó lo de mi accidente. ¿Cuál fue el resultado de todo ello? Efectivamente, retomamos el contacto.

Todo esto viene porque no es casualidad que es la segunda ex que retoma el contacto conmigo tras 2 años incomunicados. La anterior a ella cortó conmigo en 2008... ¿adivináis cuándo volvió a contactar conmigo? Efectivamente, en 2010, tras dos años... lo cual me da que pensar que para el año que viene me toca retomarlo con la última... o no, he dicho "tiempo mínimo" (I only was kidding :-D).

Bien, hablando con otra gente, sobretodo con alguien muy habitual en mis comentarios (Loveforpink, o como yo la conozco, Montse xD) me he dado cuenta que no soy el único caso. A ella le pasó algo similar, y no con uno... sino con más de uno. De hecho, mantiene mucho más contacto con el último que con los demás... ídem con su mejor amiga.

Si bien la relación no puede llegar a ser exactamente la misma que antes (ni mucho menos puede asemejarse a la amistad que puedes mantener con un amigo de toda la vida), la cosa puede parecerse bastante a ello. Sin traspasar, eso sí, ciertos límites. Está bien que sí, una pareja te puede conocer muchísimo, y hay cosas que, instintivamente, podrías consultarle a ella... pero no lo haces. Motivo: el hecho de haber perdido el vínculo de pareja genera una pérdida automática del nivel de confianza previo, lo cual te lleva evidentemente a NO contar con dicha persona para la consulta de ciertos consejos. Todo ello unido al hecho de lo violento que pueda resultar el reencuentro (y todo lo que eso conlleva o puede conllevar) hacen que sea imposible restablecerlo al menos de forma completa. Otra cosa es "utilizar" a tu ex para ciertas finalidades (que aquí no voy a mencionar porque primero, no interesan a nadie, y segundo... no es serio mencionar tales cosas en un blog como éste, ¡al menos por ahora!) y saber que sí, efectivamente, sólo van a ser ciertas finalidades, sin más, y no se van a traspasar los límites de dichas finalidades.

De hecho, personalmente puedo constatar que, aunque con la primera el buen rollo es más patente, en el segundo caso no es así. De hecho, cuanto peor acaba una relación, más complicado es restablecer un buen rollo y una fluidez conversacional. En los dos casos acabó mal, pero no hay color de uno con otro... (he dicho que no hablaría de mi vida privada, ¿verdad?).

Moraleja: el día que acabéis con una pareja, tened presente que, como mínimo, pasarán dos años hasta que volváis a hablaros sin que tengáis tensiones en conversación presentes. Y ante todo, si vais de buenas queriendo acabar quedando como amigos... guardaos los zascas y no los lancéis, así probablemente conseguiréis que la otra persona se piense que tiráis indirectas! xD

Próxima entrada: prometo currarme algo para despedir el año! Y ya para el año que viene lo de la hiperfelicidad 2º capítulo y todas las cosas que se me vayan ocurriendo sobre la marcha :-)